fbpx

Mujer usa todos sus ahorros para adoptar a un pequeño huérfano de Uganda.

Emilie Larter atravesaba una crisis personal cuando tenía 23 años y no sabía cómo darle sentido a su vida. No entendía quién era y cuál era su función en este mundo.

Fue así como decidió inscribirse como voluntaria y viajar a Uganda para servir al prójimo.

Fuente: Instagram / Emilie Larter

Es increíble cómo una historia personal de desencuentro, puede ser el puntapié inicial que le termine cambiando la vida a otro ser humano.

La historia de Adam.

Mientras Emilie trabajaba en un orfanato de Uganda, conoció a Adam; un niño huérfano que no tenía a nadie en el mundo. Su madre, que era lo único que le quedaba, había muerto recientemente.

Fuente: Instagram / Emilie Larter

La joven se sintió profundamente conmovida por la historia de Adam y no dejaba de pensar en él.

“Sabía que sería muy difícil para mi decirle adiós, pero nunca había pensado en adoptarlo. No veía que fuera posible”, dijo Emilie.

Y entonces Emilie volvió al Reino Unido en 2015 para enseñar, ya que ella es maestra.

Trató de ahorrar para poder volver en algún momento a Uganda y adoptar a Adam.

Cuando logró hacerlo, 6 años después, pudo encontrar un trabajo en el país africano como profesora de lenguas internacionales y así volvió a encontrarse con Adam, que seguía viviendo en el orfanato y a su vez, conoció a Josh, un agente de seguridad de 33 años, que se convirtió en su pareja.

Emilie no quería volver a separarse de Adam e inició un largo proceso de adopción. Nunca imaginó hasta qué punto la burocracia le pondría obstáculos.

Fuente: Instagram / Emilie Larter

Finalmente, después de 4 años de esfuerzo y una campaña para recolectar fondos para cubrir los gastos de la adopción, pudo obtener la vida y el pasaporte para que Adam pudiera viajar a casa de su nueva mamá. ¡Emilie estaba feliz!

Nada fue fácil para esta joven mamá adoptiva. El proceso se hizo más largo por las restricciones que había para volar debido a la pandemia. Le llevó mucho tiempo poder volver a abrazar a su hijo Adam.

“No lo volvería a hacer”.

Cuando le preguntaron a Emilie si volvería a trabajar como voluntaria, ella dijo:

“Viajé mucho y vi muchas cosas. Me inscribí como voluntaria en el orfelinato, pero no lo volvería a hacer, porque no era plenamente consciente de los puntos negativos en ese momento”, explicó.

Al explicar por qué no volvería a trabajar como voluntaria, ella dijo:

“Claro que no lo lamento, porque hacerlo me trajo hasta aquí, pero veo hasta qué punto eso tiene un impacto negativo en los niños, porque los voluntarios van y vienen”.

Fuente: Instagram / Emilie Larter

En casa.

Todo terminó bien para Emilie y Adam. Ellos forman una familia hermosa junto a los padres de Emilie que también están felices con su nuevo nieto.

Fuente: Instagram / Emilie Larter

Pero Emilie dijo que su felicidad sería completa si pudiera tener a su lado a su novio Josh, que aún no ha podido reunirse con ellos y sigue esperando en Uganda.

Fuente: Instagram / Emilie Larter

¡Esperamos que todos puedan abrazarse pronto!