Bisabuelo lleva a su nieta el primer día de clases. Un ángel guardián.

¿Qué más podemos decir de los abuelos que ya no hayamos dicho?

Los abuelos nos miman, tienen tiempo para jugar y siempre vienen al rescate, como le pasó a esta mamá que se encontraba en una situación complicada.

Maca y su hija viven en San Juan, Argentina, pero lo que ella quiso destacar, trascendió las fronteras y su historia llegó a muchos países.

Como muchas mamás, ella cría sola a su hija, pero cuenta con la ayuda invaluable de su madre y de sus abuelos.

Tito y Luz van juntos a la plaza, a hacer las compras, son muy unidos – Fuente: Facebook Macarena Bazán

Maca se había preparado para el primer día de escuela de su hija Lu, pero a último momento cambiaron el día de comienzo de clases y ya no tuvo tiempo de arreglar los horarios de su trabajo.

Se encontraba en una situación preocupante, porque sabe lo importante que es para los niños que sus padres y su familia estén presentes en un momento tan especial.

“Ahí comenzó la odisea para ver quién podría llevar y traer a la pequeña a la escuela porque mi madre también es docente y debía cumplir con su labor”, contó Macarena.

Luz y su abuelo juntando moras de un árbol – Fuente: Facebook Macarena Bazán

“Yo la llevo con gusto”.

Pero ahí llegó “Tata Tito”, el abuelo de Maca y bisabuelo de Lu. “Yo la llevo con gusto”, dijo.

“Quedamos en que la acercaría a su domicilio cerca de las 7:15 de la mañana porque yo ingreso a mi trabajo a las 8 y me queda un poco lejos y Lu también entra al jardín a esa hora.

Pero el timbre a las 7:10 de la mañana la sorprendió. No imaginaba quién podía ser tan temprano.

“Asustada por la hora, miré por la ventana para ver quién venía a esa hora y era él”. Era el bisabuelo Tata Tito, que, sin capa y sin espada, se convertía en héroe para su nieta y su bisnieta.

“Peinadito, camisa, pantalón de vestir y zapatos. Arreglado, con una presencia más que notable, Tata Tito se vino a buscar a su bisnieta para llevarla al jardín.

Aún lo recuerdo y me da una alegría, es un sentimiento inexplicable”, cuenta Maca emocionada, que no pudo evitar tomar una foto de esa imagen que quedará en su recuerdo para siempre.

Fuente: Facebook Macarena Bazán

¿Y qué dijo Luz?

Luz es muy apegada a su bisabuelo y siempre hacen cosas juntos.

Así que para ella fue un día de fiesta por partida doble, porque empezaba nuevamente la escuela y además, la acompañaba Tata Tito.

“¡Tata!”, gritó Luz cuando lo vio, y corrió feliz a sus brazos.

“Su ansiedad era más grande que la de Luz y yo derritiéndome de amor al verla como corrió a sus brazos, feliz de verlo llegar y porque iba a ser su compañía este día tan importante.

Agradezco día a día tenerlo junto a nosotras. El Tata Tito es nuestro Ángel guardián”, escribió Macarena al publicar la foto.

Fuente: Facebook Macarena Bazán

El bisabuelo Tito y la bisabuela Hilda, siempre estuvieron muy cerca de Maca, porque ellos la cuidaban cuando su mamá trabajaba. Ahora, cuidan a la hija de Maca algunos días en la semana.

“Van a la plaza, hacen las compras, juntan moras de los árboles. Son muy unidos y están siempre el uno para el otro”, dice feliz de tener a sus abuelos.

Qué alegría poder disfrutar de los abuelos y los bisabuelos y que sigan siendo los ángeles guardianes por muchos años más.