fbpx

“Díganme un precio”: Kaley Cuoco quiere comprar al caballo maltratado en los Juegos Olímpicos.

¡Qué indignación que produce ver el maltrato a un animal indefenso! Es de las cosas que nos unen a casi todas las personas, porque nadie quiere ver cómo un animal sufre como consecuencia de la crueldad de un ser humano.

Esto sucedió durante la prueba de pentatlón moderno olímpico.

Fuente: Google

Annika Schleu, una jinete alemana que aspiraba a una medalla de oro olímpica, vivió un verdadero calvario cuando el caballo que le asignaron para su competencia se negó a saltar.

El caballo en cuestión se llama “Saint Boy”. En cuanto entró a la pista, no dejó de moverse y de dar vueltas por todas partes al punto de volverse totalmente incontrolable.

Fuente: Google

Annika Schleu comenzó a entrar en pánico y no sabía qué hacer. Empezó a llorar de rabia mientras intentaba calmar al caballo, pero era inútil.

Cuando quiso saltar la barra de obstáculos, una y otra vez el caballo se negaba. Frustrada por la reacción de su “compañero”, comenzó a azotarlo con la fusta. Y no sólo eso, sino que su entrenadora Kim Raisner, furiosa por ver cómo se escapaban sus posibilidades de ganar, también golpeó al caballo con el puño.

Fuente: Olympic Channel

Esto causó una indignación colectiva que tuvo como consecuencia la descalificación de la competidora, así como la suspensión de la entrenadora hasta el final de los Juegos Olímpicos, por parte de la federación internacional de pentatlón moderno.

Fuente: Pedro PARDO / AFP

“Díganme un precio”.

Pero entre todas las personas que reaccionaron a este maltrato por parte de la competidora, se escuchó muy fuerte la voz de la actriz de la serie “The Big Bang Theory”, Kaley Cuoco que incluso está dispuesta a comprar a Saint Boy.

“Es una representación repugnante e insultante de nuestro deporte en todo sentido. Esta jinete y su entrenadora son una vergüenza. Voy a comprar ese caballo y voy a darle la vida que debería tener. Díganme un precio”, dijo en una publicación en su cuenta de Instagram.

Fuente: Kaley Cuoco

Kaley ama los caballos e incluso su esposo, Karl Cook, es un experimentado jinete y entrenador de equitación.

Y redobló su descontento cuando dijo: “le deseo buena suerte a cualquier otro animal que esté en contacto con las dos”.

Fuente: Reuters

Con una mezcla de tristeza y rabia, dijo: “creo que es mi deber y mi obligación denunciar esta vergüenza”.

Entendemos la furia de Kaley porque también es la nuestra, ya que los animales no deberían ser forzados a hacer algo que no quieren y muchos menos deberían ser castigados por eso.

Ojalá Kaley y su esposo puedan darle a Saint Boy otra vida, en caso de que lo puedan comprar.