Es hija de un lustrabotas y sorprendió a su padre con su título universitario.

¡Qué orgullo tan grande sentimos cuando nuestros hijos logran algo con mucho esfuerzo!

Esta joven fue criada solo por su padre. Su madre los abandonó para formar otra familia y este hombre, que trabajó de lustrabotas toda su vida, se hizo cargo de su hija.

Fuente: Facebook / Plátano

Imaginamos los momentos de angustia y desconcierto que debe haber vivido este trabajador, mientras penaba para llegar a fin de fin, tratando de darle a su hija todo lo necesario para vivir.

Pero es evidente que hizo un excelente trabajo como padre, a pesar de haberlo hecho solo.

Hoy, su hija lo sorprende con su título universitario y él no podría estar más orgulloso de ella.

La sorpresa.

No sabemos cómo se llaman los protagonistas de esta historia, pero sí sabemos que padre e hija viven en México y que hoy son felices con este logro maravilloso.

Durante años, se apoyaron el uno en el otro. Él, contribuyendo con los gastos y la educación; ella siendo buena hija y estudiando para tener un futuro.

La joven quiso sorprender a su padre, que no se esperaba lo que ella había preparado para él.

“Mi papá siempre ha pensado que me avergüenza, pero gracias a él, hoy me gradué. Mi mamá nos dejó por otra familia y él siempre dio la cara por mí. Nunca buscó a otra mujer porque decía que yo era la mujer de su vida.

Nunca ganó mucho dinero, pero trabajaba el doble o el triple para que nunca nos faltara nada. No pudimos llevar invitados a la graduación, así que decidí llevar la sorpresa a su trabajo. ¡Lo logramos, papá!”

¡Emocionante!

Fuente: Facebook / Plátano

¿Y cómo hizo para llevar la sorpresa hasta su trabajo? Con la ayuda de un “cómplice”, preparó una serie de carteles en donde contaba su historia.

El ayudante cómplice, no es nada más ni nada menos que uno de sus profesores, que se hizo pasar por un cliente que venía a lustrarse los zapatos.

Mientras conversaban sobre la vida y sobre su hija, ella mostraba los carteles en donde agradecía a su padre el esfuerzo realizado durante años.

Fuente: Facebook / Plátano

Cuando se dio cuenta de que ella se encontraba detrás suyo, se emocionó hasta las lágrimas.

Seguramente este hombre de trabajo, tuvo que privarse muchas veces de cosas para él, para darle a su hija. Pero no importa… porque para eso tenemos a nuestros hijos; para ayudarlos y apoyarlos siempre que lo necesiten, porque así lo deseamos y porque también es nuestro deber.

Con el tiempo, ella podrá retribuirle los años de sacrificio y de amor que le brindó su padre.

¿Qué sentimientos te genera esta maravillosa historia?