Esta mujer pesaba 500 kilos, pero ahora luce realmente atractiva.

Mayra Rosales llegó a pesar casi 500 kilos. Tuvieron que derribar una pared de su casa para poder sacarla y no hubo ambulancia en la que pudieran trasladarla. Debieron recurrir a un camión para llevarla al hospital.

Sufría de una obesidad mórbida y consumía unas 18000 calorías al día, lo que supera en 10 veces las 1800 o 2000 calorías que consume una persona promedio.

Con el correr de los años, esta mujer estadounidense superó los 400 kilos y en 2008, pesaba 480 kilos, que es casi media tonelada.

Fuente: Facebook / Mayra Rosales

Debido a su peso, la joven mujer estaba confinada a permanecer todo el tiempo en su cama, ya que no podía moverse. Cuesta imaginar el calvario que debió sufrir con esta incapacidad física, además de vivir un drama familiar que la sumergió en la depresión.

La idea de morir.

Cuando llegó a los 30 años, empezó a gestarse en su cabeza la idea de poner fin a su vida. Ya no quería seguir viviendo de esta manera. Pero de pronto, sintió que algo la iluminaba y decidió darse una última oportunidad.

Era hora de tomar el asunto de manera seria, antes de que su sobrepeso dejara consecuencias irreversibles en su cuerpo y en su salud. Iba a luchar por tener una vida normal.

Fuente: Facebook / Mayra Rosales

Se sometió a 11 operaciones para retirar los múltiples linfedemas que aparecieron en todo su cuerpo. Luego, se hizo colocar un anillo gástrico y luego, lo más difícil de todo; seguir una dieta estricta y baja en calorías.

Gracias a un enorme esfuerzo y una determinación inquebrantable, Mayra Rosales logró su objetivo. ¡Perdió casi 400 kilos! Hoy pesa alrededor de 90 kilos.

La transformación de Mayra es tal, que casi no se reconoce con la persona que era antes. Se la ve gozando de buena salud y orgullosa de su logro.

Fuente: Facebook / Mayra Rosales

“No tenía nada que perder”.

Mayra fue acusada de la muerte de su sobrino de 2 años. Ella misma confesó que lo había aplastado sin darse cuenta y que, debido al sobrepeso, el niño murió.

Pero cuando tuvo que declarar en el juicio, se quebró y reconoció que en realidad había sido su hermana, quien había matado al niño a golpes, cada vez que se alteraba y tenía ataques de nervios.

“Me decía que de todas formas iba a morir y entonces decidí admitir el crimen para proteger a mi hermana”, dijo Mayra.

Fuente: Facebook / Mayra Rosales

La autopsia reveló que el niño en realidad había muerto por los golpes que recibió en la cabeza, y su abogado defensor probó que Mayra no hubiera podido golpear al niño, porque prácticamente no podía moverse.

Actualmente, su hermana cumple una pena de 15 años en la cárcel.

Fuente: Facebook / Mayra Rosales

Una nueva vida.

Mayra recuperó su vida. Después de tanto sufrimiento, logró superar su enfermedad y hoy vive una vida normal a la que integró a sus sobrinos, los hijos de su hermana.

“Antes estaba viva, pero no tenía vida. Ahora tengo una”, dijo Mayra.

Fuente: Facebook / Mayra Rosales

Ella se ha convertido en un ejemplo de fuerza y tenacidad y de que si de verdad tenemos la convicción, la fuerza de voluntad y el apoyo de la familia, junto con un equipo de excelentes profesionales; una nueva vida es posible.