fbpx

Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar su experiencia y mostrar anuncios (si los hubiera). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros como Google Adsense, Google Analytics, Youtube. Al utilizar el sitio web, acepta el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de privacidad. Haga clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

Funeral del príncipe Felipe: Meghan Markle envió flores y una nota escrita.

Solo el príncipe Harry cruzó el Atlántico para asistir al funeral de su abuelo, el príncipe Felipe, Duque de Edimburgo.

Su llegada era bien esperada por la prensa, porque iba a ser la primera vez que se encontraría en presencia de su familia, después de la impactante entrevista que el joven matrimonio diera a Oprah Winfrey.

Fuente: MinutoUno

Para muchos fue extraño no ver a Meghan Markle durante los funerales del Príncipe Felipe, pero su embarazo en estado avanzado, no le permitió trasladarse a Inglaterra.

Sin embargo, se especuló con que toda la atención iba a estar puesta en ellos y no quisieron que eso sucediera en medio de un funeral.

Fuente: SkyNews

El último adiós.

El sábado 17 de abril, los miembros de la familia real británica, se reunieron en el Castillo de Windsor, para rendir el último homenaje al príncipe Felipe.

El Duque de Edimburgo no era un improvisado, y ya tenía todo organizado para cuando este momento llegara. Incluso había elegido su propio féretro, el mismo que su esposa Elizabeth II.

Fuente: BBC

Él quería un funeral militar y no uno real. La reina, cumplió con el pedido de su esposo, pero desgraciadamente, tuvo que hacer una elección de participantes en el funeral, debido a la crisis sanitaria.

En lugar de 800 personas, sólo pudieron asistir 30. Una de las ausencias más comentadas, fue la de Meghan.

Una carta escrita a mano.

No obstante, quiso participar de alguna manera y lo hizo enviando una corona compuesta de flores acanto mollis, la flor nacional de Grecia, país natal del príncipe Felipe; y también de eryngium o cardo azul, que representa a la Marina Real.

Acanto Mollis – Fuente: Picasa
Eryngium o cardo azul – Fuente: Wikipedia

Asimismo, agregó una carta especialmente escrita de puño y letra. Un hermoso gesto de parte de Meghan, que no todos quisieron interpretar así.

La historiadora Marlene Koening, dijo a la revista Page Six, que se trató de un gesto “inhabitual”.

“La familia real generalmente no dice: “Bien, esta corona es de Charles, esta de Andrew, o esta de Beatriz… creo que eso puso la atención más en ella, que, si no hubiera hecho absolutamente nada”, dijo Marlene Koening.

Pero tal vez, si no hubiera dicho nada, también se la hubiera criticado.

Y agregó; “la única corona interesante”, era la de Elizabeth II, que estaba ubicada en el féretro del príncipe Felipe.

“En su interior, agregó una nota personal”.

Por el contrario, el periodista Omid Scobie, estima que “todo el mundo piensa que Meghan hizo un importante aporte y que se valora su intención”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas