fbpx

Indonesia: plantó 11000 árboles, creó un bosque él solo y evitó la sequía.

El hombre está destruyendo el planeta y terminando con los bosques con el fin de crear tierras cultivables o de pastoreo para los animales.

Eso podemos entenderlo, pero también debemos pensar en que la naturaleza necesita de un equilibrio y que los árboles son necesarios por muchos motivos.

Fuente: Google

El héroe de la Isla de Java

Sadiman es un hombre indonesio de 68 años que entendió que la deforestación, estaba provocando las sequías.

Podremos tener mucho lugar para sembrar, pero si no tenemos agua, la vida se volverá imposible.

Indonesia ya superó a Brasil en materia de deforestación y el peligro de esta actividad, amenaza toda clase de vida.

Fuente: Facebook

Pero en medio de este desastre, un hombre se convirtió en héroe.

Le llevó mucho tiempo, pero lo logró. Prácticamente dedicó su vida a esta tarea, porque durante más de 23 años Sadiman plantó un total de 11000 árboles en la isla de Java.

Bosque en la Isla de Java – Fuente: Tyler Cave

Sadiman se dio cuenta de que ya no había agua, pero nadie hacía nada al respecto. Ni el gobierno, ni el resto de los habitantes.

Crear un bosque.

Él no se iba a quedar sin hacer nada. Puso dinero de su propio bolsillo y plantó árboles jóvenes de baniano y luego, ficus.

Los banianos son árboles que generan humedad y Sadiman se concentró principalmente en plantar esta clase de ficus.

Árbol Baniano. Es considerado un árbol sagrado en algunas culturas – Fuente: Google

“La gente pensaba que estaba loco. Mientras los otros plantaban cultivos para alimentos, yo plantaba banianos. Pero lo que planté en aquel entonces, nos da agua ahora y el aire es más fresco”, dijo orgulloso.

Los resultados de tanto esfuerzo se pueden ver recién ahora. Este hombre solo, creó un pequeño bosque, que luego se transformó en un enorme bosque.

Esos árboles contribuyeron a que se desarrollaran otra clase de plantas y la vegetación aumentó de manera considerable.

Y no sólo eso. La naturaleza es una cadena de beneficios; porque, el regreso de los árboles contribuyó a prevenir las sequías, la erosión del suelo y evitar las avalanchas y las inundaciones.

Fuente: Google

Su esfuerzo fue enorme y todo lo hizo solo. Los habitantes del lugar, deben agradecerle a Sadiman que ya no tengan sequías y que su calidad de vida haya mejorado.

Por su gran contribución, recibió el “Kalpataru”, un reconocimiento que entrega el gobierno indonesio a los ciudadanos que contribuyen con el medio ambiente.

Desde aquí, nuestro humilde reconocimiento a su trabajo y compromiso con la sociedad.

¡Gracias, Sadiman! ¡El mundo necesita muchos más como él!