fbpx

Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar su experiencia y mostrar anuncios (si los hubiera). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros como Google Adsense, Google Analytics, Youtube. Al utilizar el sitio web, acepta el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de privacidad. Haga clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

La imagen de Don Panchito, un repartidor de 74 años que sigue trabajando y lo hace todo caminando.

Don Panchito en realidad se llama Francisco Sánchez y tiene 74 años. A pesar de su avanzada edad, debe seguir trabajando para ganarse la vida y a diario se lo puede ver recorriendo las calles de Colonia Juárez, en la Ciudad de México.

Él trabaja como repartidor y lo hace todo a pie.

Fuente: Juan Carlos Bautista

La pandemia que asola al mundo entero, puso en una situación de vulnerabilidad a mucha gente de bajos recursos.

Don Panchito debería estar gozando de una jubilación que le permita vivir de manera digna, sin embargo, debe seguir trabajando y sacrificarse para llegar a fin de mes.

Otros motivos.

Pero él tiene otra explicación. Don Panchito cuenta que no sólo debe trabajar para ganarse la vida, sino que también aceptó este trabajo de repartidor por consejo de su médico.

Fuente: @DanielSuchar

Todos necesitamos hacer actividad física, y las personas mayores tienden a ser muy sedentarias, de modo que caminar, es un buen ejercicio, en especial, cuando padecen de diabetes como Don Panchito.

“A mí no me gusta estar en mi casa, dormía todo el día y me la pasaba sentado, por eso empecé a subir de peso”, contó.

Él también se define como “el mejor entrenador de natación”, porque durante su juventud, Don Panchito fue entrenador de atletas de alto rendimiento.

Fuente: Educk-CV

Ya no entrena competidores, pero para mantenerse activo, mejorar su salud y ganar un dinero extra, decidió aceptar un trabajo como repartidor de comida.

Esta imagen generó revuelo en las redes sociales, porque vemos a Don Panchito dormido en el subte, mientras hace su trabajo.

Es lógico que esté cansado, pero al parecer él lo hace con gusto y siendo consciente de que es beneficioso para su salud.

Fuente: Educk-CV

Aunque muchos de sus compañeros usan moto o bicicleta, él prefiere tomar el subte y caminar. Sin embargo, suele pedirles ayuda cuando tiene que manejar alguna aplicación en el teléfono o debe ubicar una dirección en el GPS.

Una ayuda extra.

“Empecé por salud, pero después uno dice: bueno, un dinerito más no cae mal”, dice de manera risueña.

Don Panchito trabaja por dinero, como todo el mundo, pero también porque quiere sentirse útil.

Su tasa de satisfacción en Uber Eats, es del 98 %, lo que nos hace ver que sus clientes están más que satisfechos con su trabajo. Además, ya lleva hechas más de 3 mil entregas.

Fuente: @Jerusitaa / Twitter Pedro Dragon

“Les agradezco a toda la gente que me ha hablado y a todos los que me han buscado por todo su apoyo que quieran darme”, dijo en un video, en el que da detalles de cómo poder ayudarlo, en caso de que otras personas quieran hacerlo.

Fuente: Pedro Dragón

Ojalá siempre pueda seguir con su labor, que le permite ganarse la vida y conservar la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas