fbpx

Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar su experiencia y mostrar anuncios (si los hubiera). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros como Google Adsense, Google Analytics, Youtube. Al utilizar el sitio web, acepta el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de privacidad. Haga clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

Lleva de la mano a su amigo ciego y lo ayuda en su caminata diaria. Compañeros hasta el final.

No sabemos quiénes son ni cómo se llaman, pero eso no importa, porque una imagen vale más que mil palabras.

Estos dos hombres fueron captados en Brasil y pudimos saber que son amigos desde hace muchos años.

Fuente: Razoes para Acreditar

Uno de ellos, con el correr del tiempo, quedó ciego; pero su amigo no lo deja solo. Lo toma de la mano y sale a caminar con él, para acompañarlo en su caminata diaria.

El valor de la amistad.

En el barrio a nadie sorprende esta imagen, porque ellos ya son conocidos por todos.

El hombre de camisa celeste, pasa a buscar a diario a su amigo y lo toma de la mano para guiarlo.

Él, perdió la vista y sin la asistencia de otra persona, no podría hacer la caminata diaria que tanto necesita.

Imagen referencial – Fuente: Pixabay

Podría aprender a caminar con un bastón, como hacen muchas personas no videntes, pero él ya está en una edad en la que eso no le inspira confianza.

Prefiere la compañía de su amigo que le brinda más seguridad y con quien comparte charlas y anécdotas de vida.

Difundiendo la amistad.

Según el diario “Razoes para Acreditar”, esta imagen se dio a conocer, cuando los usuarios difundieron ejemplos de amistad.

Ellos decidieron acompañarse en los últimos años de su vida, porque la verdadera amistad no es acompañarse en los años en lo que todo está bien.

Estos dos hombres nos dan una lección de lealtad, humanidad y bondad. Tres cosas que debemos ejercitar siempre.

Imagen referencial – Fuente: Pixabay

Ojalá todos contemos en algún momento de necesidad en nuestra vida, con un amigo que nos tome de la mano y nos acompañe.

Y también, ojalá podamos tener la dicha de acompañar a otros que necesiten de nuestra ayuda y nosotros tener la satisfacción de poder ayudar.

¿Y tú? ¿Tienes un amigo que te tienda la mano?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas