fbpx

Murió después de teñirse el cabello y su familia donó sus órganos.

Increíble. Un caso tristísimo que sucedió en Brasil. Parece una historia de terror, pero le ocurrió a Karine de Oliveira Souza, una mujer de 34 años que murió después de una reacción alérgica a la tintura de cabello.

Karine fue a una peluquería que frecuentaba habitualmente y llevó ella misma esa tintura para que se la apliquen.

Fuente: Karine de Oliveira Souza

La reacción alérgica no les dio tiempo a nada, porque fue tan rápida y virulenta, que apenas lograron llamar a la ambulancia.

En cuanto le empezaron a aplicar la tintura, Karine empezó a sentir un cosquilleo en las manos y dificultad para respirar.

Inmediatamente, pidió que le retiraran el tinte, pero no hubo tiempo. Los sofocos no la dejaban respirar. Rápidamente se desvaneció y perdió el conocimiento.

Los presentes en ese momento, intentaron reanimarla, pero nada pudieron hacer. Sin perder más tiempo, llamaron a una ambulancia.

Fuente: Piksels

Karine lo sabía.

Pero luego se supo, que Karine ya había tenido un episodio similar hace unos meses.

También al aplicarse una tintura, tuvo una reacción alérgica que no pasó a mayores, pero esta vez, ella compró la tintura que le terminó provocando la muerte.

“No comentó con la peluquera sobre el episodio de diciembre. Ella no sabía que había tenido una reacción alérgica antes y por lo tanto no tiene la culpa”, confesó una amiga de Karine para los medios de comunicación.

Fuente: Karine de Oliveira Souza

Donación de órganos.

Al llegar al hospital, sufrió un paro cardíaco que le provocó un coma profundo. Estuvo internada tres días y luego se confirmó la muerte cerebral.

Su familia dijo que ella siempre había manifestado el deseo de donar órganos y cuando supieron que su situación era irreversible, decidieron que cumplirían con su voluntad.

Los órganos de Karine, fueron trasladados al Central Estatal de Notificación, Recolección y Distribución de Órganos de Goiás, en Brasil.

Fuente: Karine de Oliveira Souza

Este hecho trágico, pone en evidencia que las cosas que en apariencia son sumamente inofensivas, pueden convertirse en un arma de doble filo.

Es importante que siempre que utilicemos un producto que se aplica en la piel, hagamos una prueba rápida de alergia.