Murió Dick Hoyt, el ícono de las maratones que corría con su hijo cuadripléjico.

Dick Hoyt, se convirtió en un ícono en Boston, después de correr miles de maratones durante años, acompañando a su hijo cuadripléjico.

Dick y su familia, residían en Massachusetts, Estados Unidos. Él acompañó a su hijo Rick durante años, en las maratones, alrededor de 32 veces, desde 1981.

Rick sufre de parálisis cerebral y se traslada en una silla de ruedas y junto a su padre, se convirtieron en íconos de esfuerzo y voluntad.

Fuente: @NHLBruins / Twitter

Tristeza en el mundo del maratón.

La Boston Athletic Association, emitió una declaración en luego de que supiera de la muerte de Dick a los 80 años y dijo que “personificaba lo que era ser un maratonista de Boston”, durante sus más de 30 años de competencias.

Ellos se expresaron como “tristes de enterarse de esta noticia”, porque Dick era un hombre que dio prueba de determinación, pasión y amor, durante años.

Fuente: Boston Athletic Association / Twitter

No sólo era el favorito de los fans, por haber inspirado a miles; sino también era un amigo y un padre fiel, que estaba orgulloso de pasar tiempo con su hijo Rick, mientras corrían de Hopkinton a Boston.

El comienzo de todo.

Un día, Rick asistió a un partido de Basket en la Universidad. Durante el partido, escuchó un anuncio concerniente a un alumno con parálisis: se organizaba una carrera caritativa para ayudarlo a pagar sus tratamientos médicos.

“Cuando Rick volvió a casa, me dijo: Papá, yo quiero hacer algo por él. Quiero hacerle saber que la vida sigue, aunque esté paralizado. Quiero participar en la carrera”, contó Dick Hoyt.

Fuente: squarespace

Nunca antes había participado en una competencia de resistencia, pero logró terminar el recorrido de 5 millas empujando la silla de su hijo, con forma de caja.

“Llegamos anteúltimos, pero no últimos”, dijo Hoyt. “Cuando volvimos a casa, Rick escribió en su computadora: “Papá, cuando corro, tengo la sensación de que mi discapacidad desaparece”. ¡Qué mensaje conmovedor!

Leyendas de Boston.

No es fácil aceptar la enfermedad de un hijo, sobre todo cuando le impide hacer las cosas que cualquier joven hace.

Pero Dick no quiso que su hijo se sintiera menos por sus limitaciones físicas y cada vez que había un maratón, él empujaba la silla de ruedas de Rick y ambos participaban felices.

En 2013, una estatua de Dick y Rick se instaló frente a una escuela en Hopkinton, Boston – Fuente: Boston Athletic Association / Twitter

Esto los convirtió rápidamente en leyendas de las carreras de resistencia en Boston, cuando comenzaron en 1980.

Ambos, participaron juntos en 32 maratones y una final en 2014.

La unión que se evidenciaba entre este padre y su hijo, se convirtieron en sinónimo de competencia, voluntad y perseverancia.

“Nos sentimos muy tristes por la muerte de Dick Hoyt, nuestro ícono del maratón de Boston. Dick encarnaba lo que significa ser maratonista.

Rogamos a Dios por él, y por su familia”, expresó la Boston Athletic Association.

Fuente: John-Blanding / Getty

Pero además de ser un deportista consagrado, Dick permanecerá en el recuerdo como un padre abnegado y decidido a darle a su hijo, la mejor calidad de vida y la alegría de participar en una actividad que amaba.