Nadie vino a su fiesta de cumpleaños y mamá hace una invitación por Facebook: “No quiero que piensen que no tienen amigos”.

¿Puede haber algo tan cruel como dejar plantado a un niño el día de su cumpleaños?

Esto lo sabe bien Montserrat, una mamá de Nuevo León, México; que de pronto se encontró con un festejo organizado, un montón de comida y sus niños tristes porque nadie llegaba a su cumpleaños.

Montserrat quiso festejar el cumpleaños de sus dos hijos Gera, de 5 y Asís, de 4; una tarde domingo.

Fuente: Montserrat CM

Adornó su casa, preparó comida, hizo un pastel y contrató juegos y hasta un castillo inflable; pero a las 17 hs que era cuando comenzaba la fiesta… los invitados nunca llegaron.

Los niños estaban felices con los preparativos, ansiosos mientras esperaban y luego tristes, cuando no apareció nadie.

Pero como toda madre, Montserrat no iba a permitir que sus hijos sufrieran este desprecio. Se propuso darles una fiesta de cumpleaños y una fiesta de cumpleaños iban a tener.

Fuente: Montserrat CM

Fue así que utilizó las redes sociales para comunicar lo que sucedía a la sociedad en general e hizo un llamado para todo aquel que quisiera participar.

“Son casi las 7 pm y nadie ha llegado a la merienda que le hice a Gera y Asís (todos con alguna excusa o simplemente “está muy lejos”).

Si no me hablan o me conocen no importa, si gustan venir el brincolín estará hasta las 11 pm.

Tengo chillidog, frituras y pastel❤️

No quiero que la comida se quede, ni que Gera y Asís piensen que no tienen “amigos” como ellos me dicen.”

Fuente: Montserrat CM

Este mensaje provocó una verdadera revolución en Facebook. En pocos minutos se hizo viral y en un rato, la fiesta se animó con decenas de niños que vinieron a festejar.

Un par de horas después, Montserrat volvió a comentar y dijo: “Viene llegando gente, la fiesta de cumpleaños no está sola, les agradezco mucho el apoyo que nos dan”.

“Las muestras de cariño para mi Gera y Asís, no creo darme abasto con la comida, pero espero se diviertan. Gracias totales, los queremos un montón”, agregó.

Fuente: Montserrat CM

Al final, era tanta la gente que había en la fiesta que Montserrat se disculpó porque ya no le quedaba comida; pero hasta en eso encontró ayuda, porque mucha gente se acercaba a festejar con algo rico para compartir con los invitados.

Montserrat, su esposo Diego y sus hijos Gera y Asís, pasaron una tarde maravillosa e inolvidable.

“Yo no quería que se la pasaran solos el día de su festejo, y gracias a ustedes se logró. Nuevamente les doy las gracias y que dios me los bendiga mucho.”

Fuente: Montserrat CM

Ojalá todos entendamos lo importante que es para los niños contar con sus amigos el día de su fiesta de cumpleaños. Entendemos el dolor que tuvo que sentir esta mamá.

Fuente: Montserrat CM

Gracias al apoyo y la empatía de otros, tuvieron la fiesta que se merecían.