fbpx

Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar su experiencia y mostrar anuncios (si los hubiera). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros como Google Adsense, Google Analytics, Youtube. Al utilizar el sitio web, acepta el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de privacidad. Haga clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

Indonesia: un niño le enseña a leer a su hermanito mientras vende globos para sobrevivir.

Un niño que vende globos en la calle, cuida a su hermano menor y le enseña a leer. Él no quiere perder el tiempo.

No sabemos cuántos años tiene este niño, pero no puede tener más de 11 o 12 años; sin embargo, eso no le impide entender que la educación es fundamental.

La situación de su familia lo llevó a tener que salir a trabajar, en momentos en los que tendría que estar estudiando o jugando, pero además de contribuir con la economía familiar, él quiere ayudar a su hermanito.

Capacidad de resiliencia.

Mientras vende globos y máscaras protectoras al borde de una avenida, él le enseña a su hermano menor a leer y juntos, leen el Corán.

Andi Rihpan Ramadhana, es un usuario de redes sociales que vio la situación cuando se dirigía al supermercado y quiso tomar una foto para hacernos conocer esta historia de amor y lucha.

Fuente: Backpaquets

“Para aquellos que preguntan dónde vende este niño, sepan que vende globos y máscaras faciales todos los días con su hermano menor frente al (supermercado) Top Swalayan en Kolaka Regency, Sureste de Sulawesi”, dijo Andi Rihpan Ramadhana.

Es conmovedor ver cómo en la adversidad, este niño entiende cuáles son las prioridades y las cosas importantes.

Él está comprometido con su familia, como tantos adultos deberían; al punto de trabajar a su corta edad para ayudar en casa y enseñando a leer a su hermano con toda la paciencia del mundo.

Ojalá muchos lo ayuden comprando sus globos o sus máscaras.

Otra historia de vida conmovedora, que nos deja la mejor enseñanza: lo más importante en la vida es la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas