“Nunca voy a ocultar mi pasado”: Joven muestra con orgullo su cambio de género. De Nicole a Nicolás.

Sentirse prisionero dentro del cuerpo con el que nacimos, es una carga que comparten todas las personas transgénero.

Este fue el caso de Nicolás, que vivió 20 años siendo Nicole y escondiendo su verdadera necesidad de ser hombre.

Fuente: Nicolás Romano

Nicolás sentía que su cuerpo no estaba en sintonía con lo que sentía en su interior y a cómo se percibía a sí mismo.

No fue fácil transitar el camino de aceptarse tal cual era y eso le valió la enemistad con su padre, tan conservador, así como los problemas cardiacos que surgieron luego.

Los deseos de morir.

La situación en casa de Nicolás, era cada vez más insostenible. Las disputas con su familia y en especial con su padre, eran cosa de todos los días.

Le exigían que se vistiera de manera más femenina y que cambiara, pero su corazón fue el que le abrió las puertas para salir de la jaula en la que se sentía encerrada.

Fuente: Nicolás Romano

“Empecé a tener una especie de anorexia nerviosa. Dejé de comer, bajé muchísimo de peso. Me acuerdo que me mandaban al psicólogo y mi papá venía a mi habitación y me preguntaba ‘¿se te pasó?’, como si fuera un resfrío”.

Nicolás se sentía atraído por las mujeres y en un principio, creyó que era lesbiana, pero en el fondo, eso tampoco terminaba de ser lo que quería para su vida.

Incluso, creía que su única alternativa era morir.

“Todos los años lloraba, no quería vivir más.”

Cuando en su casa se enteraron de que a los 18 años se había enamorado de una mujer, se desató una catástrofe.

“Sos una vergüenza”, “qué decepción”. Así recuerda Nicolás las discusiones en casa, cuando todos insistían en que fuera la Nicole que siempre fue.

Un corazón roto.

Pero si Nicolás no podía dar ese paso, su corazón fue más fuerte, aun cuando se lo hizo saber por medio de una debilidad.

En el año 2017, le detectaron una arritmia. Él quiso ignorar el tema, pero invariablemente, las angustias terminan por salir, porque no se puede esconder la basura debajo de la alfombra durante mucho tiempo.

“Lo que terminaron encontrando fue una comunicación interauricular, o sea, un agujero en el tabique que separa las aurículas”, cuenta Nicolás, que tan sólo tenía 21 años en ese momento y hubo que operar de urgencia.

Fuente: TikTok Nicolás Romano

“Ya tenía hipertensión pulmonar, sangre en los pulmones, por dentro era un desastre. Por fuera, nada: inalterable, ningún dolor, la flor de plástico”. Así se percibía.

Revivir.

Cuando Nicolás supo que estuvo al borde de la muerte, se dijo que eso no podía seguir así. Era hora de hacer algo con su vida.

Supo que tenía que dejar de fingir y tomar una decisión.

Su hermana Dana, fue una gran ayuda, porque contribuyó a allanar el camino con su familia.

El día de la operación, dijo que “firmó un tratado de paz con su cuerpo”.

Poco después, empezó el tratamiento con hormonas y se hizo la masectomía, una operación para extirpar las mamas.

Fuente: TikTok Nicolás Romano

El tratado de paz, también lo firmó con su padre, que terminó aceptando su sentimiento y hasta le pidió disculpas.

Fuente: TikTok Nicolás Romano

Hoy, tiene novia, se siente libre y las redes sociales estallaron cuando compartieron sus videos con la transformación tan radical de su cuerpo.

Luego de la masectomía. Fuente: Nicolás Romano

“Nunca voy a ocultar mi pasado, porque mi pasado es parte de lo que soy hoy”, concluyó.

Junto a Bárbara, su novia, con quien convive desde hace un año. Fuente: Infobae.

Por fin Nicolás, se animó a ser quien quiere ser.