fbpx

Presta su vientre para que una pareja gay pueda tener a su bebé.

Una mujer de Mendoza, Argentina, prestó su vientre para gestar al hijo de unos amigos. La pareja gay podrá tener por fin al bebé que tanto soñaron.

Para cuando leas esta nota, posiblemente Pilar ya haya nacido y se haya convertido en el sueño hecho realidad de una pareja gay de Buenos Aires.

Fuente: Luciana Correa

Hay personas a las que uno lleva en el corazón y a veces, no se necesita mucho tiempo para saber que se convertirán en seres que nos acompañarán por el resto de nuestras vidas.

Este es el caso de Luciana y su esposo Eduardo y Víctor y Ezio, ya que viven en provincias distintas, pero se conocieron porque ellos visitan con frecuencia familiares en esa provincia.

Luciana es vecina de los familiares de Víctor y Ezio y así fue cómo comenzó la amistad. Dos años después, seguían manteniendo el vínculo y se visitaban con frecuencia.

El deseo de ser padres.

En Argentina, el alquiler de vientres es ilegal, de modo que Víctor y Ezio se enfrentaban a un obstáculo difícil de sortear en su anhelo por ser padres.

“Primero pensamos en adoptar, pero la burocracia no nos lo permitió. Y pensamos en la subrogación, fue siempre nuestro deseo ser padres. Comenzamos buscando opciones en el exterior, pero los tratamientos son realmente muy costosos. Por eso nos pusimos a investigar, nos asesoramos y decidimos hacerlo acá”, cuenta Víctor.

Muchas familias en la misma situación, optan por hacerlo en Estados Unidos, pero los costos van de 100 mil dólares en adelante. Ellos no podían costear este gasto.

Fuente: Luciana Correa

“Los conocíamos de vista y siempre nos cayeron bien. Un día los vimos cuando iban al Cerro de la Gloria y los llevamos. Desde entonces somos amigos. Nos visitamos muy seguido”, dice Luciana.

Ella cuenta que siempre que los escuchaba hablar de su deseo de ser padres, pensaba en la forma de ayudarlos.

Hasta que un día se decidió. Lo habló con su esposo Eduardo y con sus hijos y todos estuvieron de acuerdo. Llamó a Víctor y a Ezio y les dio la gran noticia: “¡Quiero prestarles el vientre!”

Fuente: Luciana Correa

Luciana ya tiene 4 hijos y sabía que no quería tener más, pero de todas maneras, quiso darles a sus amigos la oportunidad de concretar su sueño.

Las reacciones y el “qué dirán”.

“Todo este proceso fue posible gracias al apoyo incondicional de su familia. Nunca me importó el “qué dirán”. Tuve cuatro embarazos y partos hermosos, y mi cuerpo vuelve rápido a la normalidad. La idea de darle la oportunidad a una persona de tener un hijo me parece hermosa. Me hace feliz y sentir bien”.

Cuando descubrimos que Luciana trabaja como acompañante terapéutica de adultos mayores, entendemos sobre su vocación de ayudar y servir al prójimo. ¡Estos futuros padres no podrían haber elegido una mejor madre para su bebé!

Fuente: Infobae

Luego de todos los análisis y trámites correspondientes y de varios intentos fallidos, por fin llegó el momento de la confirmación: Luciana estaba embarazada.

Víctor y Ezio no podían creer que fuera cierto. Cuando Luciana les hizo el ofrecimiento de prestarles el vientre le dijeron que “lo iban a pensar”, pero no les llevó mucho tiempo, porque media hora después la llamaron llorando de la alegría para decirles que aceptaban su generoso gesto.

Fuente: Luciana Correa

A partir de ahí, fue como una montaña rusa de emociones. Todos se abocaron a la tarea de preparar la llegada de Pilar, que es como se va a llamar su hija y a organizar todo para que Luciana pudiera dar a luz en Buenos Aires, que es el único distrito que acepta la subrogación de vientre.

Fuente: Infobae

“En la semana 14, Luciana supo que era una nena… Teníamos pensado el nombre para el varón, pero no estábamos decididos por un nombre para nena. Estábamos entre Victoria y Pilar, y quedó Pilar porque nos gustó el significado: el pilar de la familia.

Y así será… Pero familia no sólo de tres, nuestra, sino de todos porque si no hubiera estado Luciana con su deseo de prestar su pancita, su marido para aceptarlo y ayudarla en ese proceso previo y durante todo el embarazo y sus hijos que están ansiosos por conocer a su primita, esto no hubiera sido posible. ¡No me alcanzará la vida para agradecerles por todo lo que hicieron! No hay manera de hacerlo”, dice Víctor emocionado.

“Pilar se mueve todo el tiempo, pero cuando alguien me toca la panza se detiene. Cuando sus papás me tocaron la panza anoche comenzó a moverse como loca. Los conoce porque desde que el resultado del test dio positivo le hablo de ellos, le pongo los audios que me mandan…”, contó Luciana, feliz.

Preparando la llegada de Pilar.

Los padres de Ezio viven en el provincia de Corrientes, y después de haber perdido hace unos años a un hijo, viven la llegada de su nieta como una bocanada de aire fresco. No dan crédito a tanta felicidad.

Fuente: DiarioUno

Los futuros padres se van a tomar licencia en sus trabajos para poder estar con su bebé y los papás de ellos, viajarán también a Buenos Aires para ayudar en todo lo que puedan.

“Lo que más desea la mamá de Ezio, es estar con ella. Ya nos contó que le preparó un cuarto a Pilar en la casa… En todos estos años a nosotros nunca nos preparó una habitación, pero para la nieta lo hizo”, cuenta entre risas Víctor.

Fuente: Infobae

Gracias al amor de una amiga, ellos podrán tener una familia como siempre desearon, y esperan que otros puedan tener la oportunidad de concretarlo, pero por sobre todas las cosas, desean que todos tengan a alguien como Luciana en sus vidas. Un alma generosa y solidaria, capaz de hacer tanto en pos de la amistad.

¡Muchas felicidades para ellos y bendiciones para Pilar!

Comments are closed.