fbpx

Pareja de lesbianas se casan en soledad. Sus padres no quisieron ir a su boda.

JodyAnn Morgan y Chaya Milchtein se casaron en Indianápolis y en completa soledad. Sus padres no quisieron asistir a su boda, pero tuvieron una audiencia enorme que siguió el evento en línea.

Ellas calificaron este evento tan importante en sus vidas, como “la boda más grande y extraña del año”.

Fuente: Danielle Lawson / Natural Nerd Designs

“Mi esposa, Jodyann Morgan, y yo nos casamos el 29 de agosto de 2020, en medio de una pandemia global de proporciones nunca antes vistas.

Nuestra boda fue completamente virtual, y contamos con la asistencia de más de 10.000 invitados.

Decidimos comprometer nuestras vidas de manera pública y fortalecer nuestro compromiso amoroso que ya lleva más de cuatro años”, dijo Chaya.

Y no solo eso, porque rápidamente su historia se hizo conocida en todo el mundo y fue tapa de múltiples y prestigiosos medios de comunicación.

Fuente: Malia Howel

La historia de amor.

Chaya es docente, escritora y conferencista automotriz en Milwaukee, y conoció a la trabajadora de seguridad Morgan en Nueva York hace cuatro años.

Ella proviene de una familia judía conservadora y estricta. La costumbre era vestirse con vestidos largos poco llamativos y la televisión estaba prohibida.

Fuente: Natural Nerd Designs

Morgan viene de una familia pentecostal originaria de Jamaica con muchas más libertades y amantes de la música. De hecho, ella es fanática de la música en vivo.

Se conocieron cuatro años atrás en Brooklyn. Chaya se estaba haciendo las uñas y Morgan entró ofreciendo entradas gratuitas para el circo Ringling Brothers and Barnum & Bailey.

Fuente: Natural Nerd Designs

Ella en ese momento trabajaba en el estadio Barclays Center. Chaya nunca había visto ese circo y decidió aceptar.

Desde ese día, nunca más se separaron.

“¡Sí, quiero!”

Cuatro años después, decidieron casarse.

Fuente: Lee Klafczynski for The New York Times

Lamentablemente, la pandemia no les permitió hacer una boda como les hubiera gustado, pero eso no fue impedimento para pronunciar sus votos matrimoniales.

“El mundo no está pasando por el mejor momento”, dijo Chaya, quisiéramos con nuestra boda compartir nuestra alegría.”

Si las personas olvidan el COVID durante un momento, será una bendición para nosotras.”

Fue así como decidieron realizar una boda al aire libre. Se casaron en Indianápolis después de hacerse pruebas de coronavirus y con máscaras faciales para todos los presentes.

Fuente: Lee Klafczynski for The New York Times

Eligieron esta ciudad es que como “Las Vegas del Oeste” en donde la gente puede obtener una licencia matrimonial durante el día y no necesita testigos.

En tan solo cuatro semanas y media, tenían todo planeado.

“Ninguno de nuestros padres quiso estar presente. No quisieron celebrar con nosotras.

Yo quería una boda con mucha gente, pero el COVID no nos lo permitió. De modo que tramamos un plan”, dijo Chaya.

Ella es extrovertida, le gusta la gente y participar en las redes sociales. Morgan, en cambio, es callada, introvertida y no le gustan las fotografías.

Fuente: Lee Klafczynski for The New York Times

Chaya quería una boda importante con una fiesta a lo grande, pero no se pudo. La hicieron a través de una videoconferencia y así ambas pudieron cumplir con su deseo.

Los únicos presentes eran ellas, el ministro y el camarógrafo.

“No pude hacer lo que hubiera querido, que era importante para mí, pero sí pudimos hacer público nuestro amor y anunciar el comienzo de nuestra nueva vida”, dijo Chaya.

Muchos les dijeron que esto no le iba a gustar a la gente, que tenían que bajar de peso, que el vestido no les iba quedar bien, que siendo así nunca iban a encontrar alguien que las amarara… ¡Eso no es cierto!

Fuente: Lee Klafczynski for The New York Times1

Una inspiración para otros.

Chaya y Morgan desean enviar un mensaje de que las personas de distinta religión, distinta etnia o de talla grande, pueden enamorarse y planear una vida en común.

Esperan contribuir a que otros vean que las parejas se pueden conformar con personas de todo tipo. Solo tiene que haber amor y respeto mutuo.

¡Que sean felices!

1 Comment

  • Víctor Hugo willis l.

    Si uds así son felices, adelante.. a sus padres ya se les pasará, entiendan que no es fácil para ellos.. tenemos que respetar las decisiones de los demás, así que.. felicidades.. les irá bien..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *