fbpx

“Se sacrificó para salvarlos”. Homenaje al perro policía K9 SWAT asesinado en cumplimiento del deber.

La policía se convocó para rendir homenaje al perro K9 SWAT que murió asesinado en cumplimiento del deber.

Blue, fue el primer perro que se unió al equipo de los SWAT K9 a tiempo completo.

Durante un enfrentamiento con un joven que había robado un auto, Blue quedó atrapado en la línea de fuego y recibió una herida que le provocó la muerte.

Él había seguido la pista hasta el bosque de este joven de 18 años, sin dudarlo.

Sólo tenía 5 años, pero su entrenamiento lo había preparado para ser eficiente y no tener miedo.

Fuente: Departamento de Policía del Condado de Gwinnett

Blue era un pastor alemán muy particular, porque era un fiel compañero, dispuesto a sacrificar su vida para ayudar a su equipo.

Murió en cumplimiento del deber, como consecuencia de las heridas, pero el ladrón que abrió fuego contra los policías, cayó muerto en el mismo lugar.

El dolor de sus compañeros.

“Cuando se tiene a un compañero K-9, es una relación especial”, dijo el teniente Jason Teague, asistente del comandante del SWAT. “Confiamos en estos perros como compañeros de trabajo y es imposible no encariñarse”.

Los perros reciben un estricto entrenamiento, al igual que los propios policías, pero no dejan de ser “el mejor amigo del hombre” y cuando alguno muere en un enfrentamiento, el dolor no se puede describir.

Estos perros lo dan todo. Entregan su vida, a cambio de la de sus compañeros y no piden nada a cambio.

“Pagó el precio final. Se sacrificó para salvar a esos policías SWAT”, dijo Teague.

El último viaje.

Es por eso que los policías del condado de Gwinnett, en Georgia, rindieron homenaje a su compañero caído con todos los honores, como se lo merece.

Al día siguiente de su muerte, 100 vehículos de la policía y otras tantas motocicletas, se dieron cita en este día tan triste.

Escoltaron el cuerpo de Blue hacia el cementerio de mascotas y realizaron un servicio religioso conmemorativo. Sólo llevaba un año trabajando con su equipo.

Estaba entrenado para rastrear y atrapar sospechosos y para detectar explosivos.

Fuente: Departamento de Policía del Condado de Gwinnett

Sus compañeros aseguraron que Blue era un perro sociable y muy bien adaptado al trabajo en equipo, además de muy obediente.

“No quiero imaginar el día que pueda perder a uno de mis amigos”, dijo Shawn Crook, un habitante del lugar, que también tiene dos ovejeros alemanes.

Él también quiso estar presente con sus perros para rendir homenaje a Blue, el día de su despedida.

“Estos perros trabajan al lado de los policías como uno más y arriesgan sus vidas por ellos”, añadió.

Teague dice que tiene el corazón roto por haber perdido a su amigo, pero que, al igual que con los policías, seguirán reclutando perros K9.

Ellos hacen un aporte invaluable en la lucha contra el crimen y son los mejores y más fieles compañeros que se pueda desear.

Los perros serán por siempre los amigos más fieles. ¿Lo crees así?

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *