Policía le dona una bicicleta a repartidor de comida que no tenía transporte. Un generoso operativo.

De nuestras fuerzas de seguridad, esperamos que nos cuiden y nos protejan, pero nunca podríamos pensar que fueran capaces de organizarse para ayudar a un trabajador en desgracia.

Los oficiales Rodrigo y Barbosa, veían cada día mientras hacían sus rondas por la ciudad brasilera de Jundiaí, a un hombre que repartía pasteles a veces a pie y otras veces en una bicicleta en muy mal estado.

Fuente: Policía Militar de Sao Paulo

Ellos, decidieron hacer algo.

Sobrevivir a la pandemia.

El repartidor en cuestión, es un hombre de 39 años que se gana el sustento de su familia, vendiendo los pasteles que hace su esposa.

Ellos se quedaron sin trabajo durante la pandemia y decidieron sacar adelante a su familia, con este pequeño emprendimiento familiar.

Cuando los policías le preguntaron qué hacía, él les explicó que simplemente era la única manera de sobrevivir en estas épocas tan difíciles, pero que no tenía bicicleta y es por eso que muchas veces hacía las entregas a pie.

Fuente: Policía Militar de Sao Paulo

Sin embargo, los policías también lo habían visto en una bicicleta, pero el hombre les explicó que rentaba ese medio de transporte por $20 reales ($4 dólares aprox.), pero que no podía hacerlo todos los días, porque al final de la semana, era mucho lo que perdía.

Policías ángeles.

Los policías se conmovieron ante esta historia. Un hombre honrado, decente y trabajador, que hacía enormes esfuerzos por llevar el pan a su casa, se merecía una ayuda.

Fue así como ellos decidieron, junto con la ayuda de la comunidad, reunir el dinero para comprarle una bicicleta nueva, que le permitiera hacer su trabajo de manera más segura, cómoda y sin gastos extras.

¡Imaginen la sorpresa de este hombre cuando recibió este milagro de Navidad! Estaba profundamente emocionado.

Fuente: Policía Militar de Sao Paulo

Rodrigo y Barbosa fueron personalmente a entregarle el regalo. Ellos también se sentían felices de haber ayudado a un padre de familia sin recursos.

Ojalá la policía siempre nos diera estas lindas sorpresas. Policías comprometidos con la sociedad a la que tienen que cuidar, en todo aspecto. Tendríamos una sociedad mucho más justa y ordenada.