fbpx

Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar su experiencia y mostrar anuncios (si los hubiera). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros como Google Adsense, Google Analytics, Youtube. Al utilizar el sitio web, acepta el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de privacidad. Haga clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

“Soy Gabriel y tengo dos padres”. Este joven adoptado habla con orgullo de sus padres gays.

David y Jesús, son pareja desde hace muchos años y un día sintieron la necesidad de ser padres.

Y esta necesidad tiene que ver puramente con el amor, porque los niños no les “caen del Cielo”, como les sucede a muchas parejas, sino que quisieron darle seguridad y bienestar a un niño huérfano.

Gabriel es ruso y sus padres lograron llevarlo a España después de muchos trámites, idas y venidas, cuando tan solo tenía 2 años de edad.

Él está feliz con su familia y dice que la condición sexual de las personas no tiene por qué cambiar el concepto de familia.

Rompiendo tabúes.

Gabriel estuvo de intercambio en Irlanda, y allí tuvo la oportunidad de convivir con una familia tradicional.

Él dice que no hay diferencias y cuando le preguntan qué se siente no tener madre, siempre responde que: “en casa se ven calzoncillos y no bragas, pero es lo único”, cuenta entre risas.

Gabriel es un joven como cualquier otro, pero con mucha conciencia social, porque se sumó a la lucha LGBT, al igual que sus padres y apoya a otras parejas gays que también quieren adoptar, pero temen que sus hijos sean discriminados.

Él cree que es hora de terminar con todos los prejuicios y que el hecho de ser gay no determina que un niño se críe mejor o peor.

“Me han enseñado a comportarme y a respetar a la gente, a no tener cadenas y a tener confianza para hablar de lo que sea, aunque tenga un poco de vergüenza a veces”, confiesa sonriendo.

Ojalá muchos niños maltratados tuvieran la oportunidad de tener una familia, sin importar quienes la conformen. Sólo contar con alguien que los quiera y los cuide.

Gabriel lo resume cuando dice que no sabe qué habría sido de él si no hubieran aparecido David y Jesús en su vida. “Siempre les voy a estar agradecido”.

¡Derribemos los prejuicios que lo único que hacen es dividirnos!

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas