fbpx

Su esposo le confesó que era trans y ella entonces se pudo reconocer que era gay. Son felices.

Cuando una pareja se casa, se casa para toda la vida; y eso es lo que hicieron Jenni y Sarah Barrett, cuando decidieron casarse hace 14 años.

Ellos se conocieron en 2004, cuando asistían juntos a la Universidad Estatal de Arizona, sólo que, en aquel entonces, Sarah era un hombre heterosexual y se llamaba Sean.

Fuente: memories by marsha photography

Jenni estaba enamoradísima de Sean y dijo que “supo que era el indicado cuando una noche le dio un increíble masaje en la cabeza”.

Jenni nunca sospechó sobre las preferencias sexuales de Sean y creyó que su interés en los detalles de la boda, eran únicos.

“Estaba feliz de fugarme y casarnos los dos solos, pero Sarah organizó cada parte del gran día. Desde la vajilla hasta el lugar, todo lo que hice fue probarme el vestido y aparecer”, contó Jenni.

La vida transcurrió feliz y sin sobresaltos. Ambos son maestros en Phoenix, Arizona y tuvieron dos hijos; Morgan de 13 y Toby de 11.

Fuente: PA Real Life

La sorpresa.

Pero después del nacimiento de su segundo hijo, Jenni notó que Sean sólo compraba ropa de mujer.

“Sean comenzó a comprar ese tipo de ropa que se puede considerar tanto de hombre como de mujer. A veces, usaba camisones para dormir y se vestía con muchas capas de ropa para que no se notara que debajo llevaba sostén.

Noté que algo estaba pasando, pero no lastimaba a nadie, entonces lo dejé”, dijo Jenni.

Hasta que Sean lanzó una bomba que Jenni no se esperaba. Le confesó que era trans, algo que alivió a Jenni, porque entonces ella pudo reconocer que era gay.

Fuente: PA Real Life

Ni en sus más locos sueños esta pareja creyó que ambos podrían cambiar sus preferencias sexuales y al mismo tiempo ser compatibles y poder seguir teniendo una vida juntos.

Pero, ¿qué fue lo que los empujó a hacerse esta confesión? Resulta que ambos comenzaron a darse cuenta de su hijo mayor Morgan, podía ser gay.

Esto motivó a Sarah a ser honesta y a reconocer su verdadero sentimiento hacia su orientación sexual.

Quiso ser honesta y transmitirle a su hijo la seguridad de poder hablar abiertamente y de reconocer lo que siente. Creyó que así le daría confianza; reconociendo él mismo su sexualidad.

Fuente: Rae Colby Photography

“Los niños no complican demasiado las cosas. Les explicamos que papá tiene el cerebro de una niña y que estaba en el cuerpo equivocado, pero los médicos lo arreglarían. Toby se lo tomó muy bien”, contó Jenni.

“Pero Morgan estuvo molesto por un tiempo, tal vez porque él también estaba confundido. Lloró en la cama esa misma noche, pero cuando Sarah prometió que aún podían jugar Minecraft juntos, todo estuvo bien”, agregó.

Fuente: Rae Colby Photography

Sarah comenzó con la terapia hormonal en año 2017, pero aún no pudo realizar la operación que tanto espera, debido a la pandemia. Probablemente pueda concretarlo el año entrante.

“Solía odiar mirar mi cuerpo y nunca quise verme desnuda. Ahora finalmente me gusta lo que veo, aparte de una parte. Es fantástico saber que Jenni y nuestros muchachos me apoyarán en todo momento”, dijo Sarah.

Ellos están felices y eso es lo que vale.