fbpx

Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar y personalizar su experiencia y mostrar anuncios (si los hubiera). Nuestro sitio web también puede incluir cookies de terceros como Google Adsense, Google Analytics, Youtube. Al utilizar el sitio web, acepta el uso de cookies. Hemos actualizado nuestra Política de privacidad. Haga clic en el botón para consultar nuestra Política de privacidad.

Un policía rescató y adoptó a una niña maltratada por sus padres. Ahora tiene una familia de verdad.

Brian Zach, es un policía de 49 años, de Kingman, Arizona. Él fue el primero en responder a un llamado, por una situación de violencia familiar.

Pero su sorpresa e indignación fueron enormes, cuando supo que la víctima, era una pequeña niña de 2 años, llamada Kaila.

Fuente: Brian Zach

Mientras la pequeña niña queda en custodia de Brian, sus padres fueron trasladados a la comisaría para un interrogatorio.

Kaila presentaba heridas que no correspondían a sus declaraciones y en ese momento Brian descubre por medio de los servicios de protección del niño, que ya era la tercera vez que ocurría lo mismo.

Creando lazos.

Como policía, Brian está acostumbrado a ver situaciones dramáticas, pero siempre es duro y conmovedor, saber que un niño es maltratado por sus propios padres.

Durante el procedimiento, las autoridades le confían a Brian a la pequeña Kaila y pasa alrededor de 5 horas con ella.

Fuente: Brian Zach

La pobrecita estaba cubierta de golpes y hematomas. No decía una palabra, parecía que no se atrevía a hablar, pero sus gestos hablaban por ella.

“Tomó mi mano y la apoyó sobre sus rodillas. Dibujamos y pintamos, comimos algo y vimos el programa de “Ralph”.

Cuando por fin trasladan a Kaila a un hospital especializado para curar sus heridas, Brian vuelve a su casa.

La mejor decisión.

Al regresar a su casa, Brian no puede quitarse a Kaila de la cabeza y le cuenta lo sucedido a su esposa y a sus hijos adolescentes.

A diario recibe noticias sobre la evolución de la pequeña y se alegra cuando sabe que está mejorando, pero al mismo tiempo, quiere saber qué será de ella cuando tenga que dejar el hospital.

Fuente: Brian Zach

No quería pensar que Kaila tuviera que volver con sus padres abusivos, ya que, al parecer, ningún otro familiar podía ocuparse de ella.

Y es entonces cuando surge la idea en su cabeza: ¿Por qué no llevarla a su casa?

“En estos casos, en Estados Unidos, los niños son ubicados con familias sustitutas, pero como nosotros ya habíamos entablado una relación con Kaila, eso sirvió para que pudiéramos hacernos cargo.

Fuente: Brian Zach

En cuanto abrí la puerta del auto para llevarla a nuestra casa, su carita se iluminó. Me tendió la mano y no me soltó”, dijo Brian emocionado.

Rápidamente, empezó a ir al jardín de infantes y desarrolló mejor el habla, porque casi no sabía hablar. Y un día, Brian recibió con alegría el primer “papá”, por parte de Kaila.

Tanto su esposa Cierra como sus hijos Raina de 19 años y Trevin de 17, dijeron que, si Kaila tuviera que irse, se sentirían devastados.

“Estábamos encariñados con ella. Sabíamos que, si hubiera tenido que dejarnos, quedaríamos devastados. La Justicia nos pedía esperar”, dijeron.

Pero cuando el juez finalmente les dijo que los padres de Kaila perdieron su derecho sobre ella y ningún familiar se presentó con intenciones de adoptarla, el juez les dio la tenencia permanente y les permitió adoptarla.

Fuente: Brian Zach

“Decidimos comprometernos en ofrecerle una familia cariñosa a Kaila; la nuestra. Cuando el juez dijo “Felicitaciones”, me vino el alma al cuerpo.

En ese momento supe que ya no tendría que preocuparme por su seguridad. Siempre estará con nosotros. Amada y mimada. Se lo merece todo”, dijo Brian, emocionado.

Fuente: Brian Zach

Kaila ya tiene 5 años y es una niña feliz como nunca antes lo había sido.

Su nueva familia, le dio una oportunidad de vivir una vida de amor y seguridad.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas