fbpx

Una joven ayuda a una persona accidentada y define su vocación. Quiere ser bombero.

Tiffany salió de su lugar de trabajo para hacer unas compras durante el horario del almuerzo, sin imaginar que lo que sucedería, le haría definir su vocación.

Mientras conducía, en compañía de un compañero de trabajo, se encontró con un grupo de gente reunida en la calle.

Fuente: Tiffany Mills

Rápidamente se acercó para ver de qué se trataba y vio consternada que un hombre se encontraba en el piso, con el tobillo roto y sufriendo: lo había atropellado un auto.

“Su nombre era Marcus. Tenía su pie atrapado entre los rayos de la bicicleta y decía que le dolía mucho el cuello y el pie”, contó Tiffany.

Ella no lo pensó ni un segundo. Se arrodilló a su lado y apoyó la cabeza de Marcus sobre sus piernas, al mismo tiempo que con sus manos, cubría sus ojos del sol.

Llega la ayuda.

Durante todo el tiempo que esperaron a los paramédicos, Tiffany, se quedó con Marcus acompañándolo y diciéndole que la ayuda estaba en camino.

Cuando ellos llegaron, Tiffany los ayudó a subirlo a la tabla y a colocarle el cuello inmovilizador.

Fuente: Pixabay

Durante ese rato, la madre de Marcus llamó por teléfono y estaba inquieta queriendo saber noticias sobre la salud de su hijo.

Tiffany la tranquilizó y les pidió a los paramédicos que le dijeran a la madre de Marcus a qué hospital lo iban a llevar.

“Luego de eso, nos separamos”, dijo Tiffany.

Una decisión trascendental.

Mientras esperaban a los paramédicos, el compañero de Tiffany, tomó esta foto como prueba. Ellos pensaron que sería necesario informarle a su jefe, por qué estaban demorando su regreso al trabajo.

Tiffany dijo que no era su intención quedarse con la foto, pero que luego reflexionó sobre lo sucedido y se admiró de lo bien que había enfrentado la situación.

Eso la hizo comprender que su vocación era el servicio a sus semejantes y que esta prueba que acababa de pasar, la ayudó a entender que su destino era unirse al cuerpo de bomberos.

Fuente: Pixabay

Nunca sabemos qué circunstancias nos pueden llevar a entender nuestro propósito en la vida.

Esta joven tuvo el valor de ayudar a alguien que se encontraba en una situación desesperada y entendió que eso era lo que quería hacer: ayudar.

Al final, en cierta forma le agradeció a Marcus su intervención divina y dijo: “Así que Marcus, si ves esto, espero que estés bien y tengas una pronta recuperación.”

Ayudar a los demás, debe ser una de las cosas que más gratificaciones aportan al corazón de cada uno, cuando tenemos desarrollado el sentido de la solidaridad y el servicio a la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *