fbpx

Una mujer anula más de 2000 matrimonios infantiles y envía a las niñas de vuelta a la escuela.

Theresa Kachindamoto logró liberar a niñas de matrimonios forzados y abolió los rituales de iniciación sexual para niñas de 7 años. Ella es la jefa tribal del distrito de Dedza en Malawi Central.

Fuente: PER-ANDERS-PETTERSSON

Esta mujer decidida, no teme utilizar su autoridad para ayudar a las mujeres y a las niñas de su distrito, que cuenta con casi 900000 habitantes.

Estaba cansada de ver niñas pequeñas, cargando a sus propios hijos, víctimas de sus familias que las entregan y de hombres mayores que abusan de ellas.

Una realidad que aplasta.

Malawi es el tercer país más pobre del mundo. Allí, la pobreza, el matrimonio infantil y la desescolarización, son tres componentes de un mismo círculo vicioso.

Fuente: Life Gate

El matrimonio de niñas pequeñas con hombres adultos, permiten a las familias tener una boca menos que alimentar, aunque también se mezcla el componente religioso.

Los embarazos generados por estos matrimonios infantiles, son la principal causa de la deserción escolar.

Sólo el 45% de las niñas de 9 años asisten a la escuela.

Fuente: Al-Jazeera

Bernadetta Matison es un ejemplo. Antes de ser salvada por Theresa Kachindamoto, esta joven de 17 años, se vio obligada a casarse a los 15 años. Ese mismo año, nacía su primer hijo.

“Yo sé muy bien lo que significa casarse tan joven. A pesar de haberme casado, nos siguen faltando las cosas que nos llevaron a este matrimonio, como el jabón, por ejemplo, u otros productos básicos. Algunas mujeres, también son golpeadas”, cuenta la joven.

La educación lo es todo.

Theresa fue secretaria en la Universidad de Malawi, en el sur del país, durante 27 años, e hizo de la educación, el segundo punto esencial de su lucha.

Está dispuesta a todo e incluso paga los gastos de escolaridad de su propio bolsillo o busca financiación para volver a las escuelas a las niñas que fueron retiradas del sistema educativo, después de casarse.

Fuente: ONU Mujeres

En su campaña de sensibilización, Theresa Kachindamoto busca que el gobierno sancione leyes que prohíba a las mujeres casarse antes de los 21 años.

Esto le ha valido disputas con las familias de las jóvenes e incluso, amenazas de muerte.

Sin embargo, no abandona la pelea. Intenta convencer a los padres, que una niña educada, les podría generar mayores ingresos económicos que una niña casada.

Hasta el momento, logró recuperar a más de 2000 niñas, pero su trabajo es infinito.

¿Es necesario repetirlo?

El matrimonio de niñas pequeñas es una violación a sus derechos fundamentales (salud, educación, igualdad…).

¿Es necesario repetirlo? Las niñas se exponen a violencia sexual y doméstica, así como a consecuencias graves a raíz de un embarazo para el que sus cuerpos no están preparados.

Esto representa la segunda causa principal de muerte en jóvenes adolescentes de entre 15 y 19 años, a escala mundial.

Fuente: ONU Mujeres

Ojalá Dios le de fuerzas a Theresa para continuar con su tarea, a pesar de las amenazas y que también, otros se unan a ella para que sean muchas más las voces que se alcen contra esta horrenda realidad que debe terminar.

¡Fuerza Theresa!

7 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *