fbpx

Una pareja de pingüinos homosexuales, cría un pichón huérfano. Son los mejores padres.

La ley de la selva dice que sobrevive el más fuerte, pero en el caso de estos pingüinos tan particulares, sobreviven los que tienen padres que los cuidan. Y no importa si son dos machos.

Sphen y Magic son dos pingüinos que viven en el zoológico de Sidney en Australia.

A fines del 2017, se los definió como la primera pareja de pingüinos homosexuales, cuando Sphen le llevaba a Magic piedras especiales que dejaba en su nido.

Fuente: SEA LIFE Sydney Aquarium

Este ritual de las piedras, equivale a un pedido de matrimonio y a una demostración de amor entre los pingüinos.

En ese momento, los cuidadores vieron que Sphen estaba preparando un nido y entonces, decidieron ofrecerle un huevo para cuidar.

Sphen con su polluelo- Fuente: Sea Life

¡Ellos estaban felices! Se turnaban para cuidarlo. Mientras uno cuidaba el nido, el otro mantenía el huevo al calor.

Esto es habitual entre los pingüinos, que comparten de manera justa el cuidado del nido, los huevos y los pichones.

Un ejemplo para los humanos.

Sphen y Magic demostraron que para amarse o para criar a un niño, una pareja homosexual es tan apta como una tradicional.

Cuando se convirtieron en pareja, Australia terminaba de dar batalla a favor del matrimonio igualitario que se terminó legalizando el 9 de diciembre de 2017.

Sphen y Magic, la pareja de pingüinos del zoológico marino de Sydney. Créditos: HANDOUT / SEA LIFE SYDNEY AQUARIUM / AFP.

El debate, como era de esperarse, motivó discusiones acaloradas que invocaban razones personales y religiosas.

Sin saberlo, estos dos pingüinos se convirtieron en un símbolo; porque si dos pingüinos pudieron ponerse de acuerdo en uniones homosexuales, el resto de la humanidad, también tiene posibilidades.

Los mejores padres.

En esta colonia de pingüinos del zoológico marino de Sidney, hay varias parejas. Muchos de ellos se ocupan de cuidar el nido y los huevos, pero otros dejan que los huevos tomen frío porque prefieren ir a nadar o a jugar.

Sphen y Magic, la pareja de pingüinos del zoológico marino de Sydney. Créditos: HANDOUT / SEA LIFE SYDNEY AQUARIUM / AFP.

Los encargados del acuario, no se preocupan, porque es normal que las parejas más jóvenes que no tienen tanta experiencia, sean un poco irresponsables. Saben que lo harán mejor el año siguiente.

Pero una pareja, salía de lo común. Sphen y Magic no solo eran dos machos, sino que cuando les dieron un huevo abandonado para cuidar, se comprometieron a cumplir esta tierna, pero ardua tarea.

“Adoptaron” al huevo huérfano y… ¡sorpresa! ¡El huevo eclosionó! Ahora, ellos forman una familia y tanto Sphen como Magic, son dos abnegados padres.

Fuente: Pexels

¡Qué maravillosa es la naturaleza! ¡Y qué maravillosos son Sphen y Magic!

Estos dos pingüinos decidieron unir sus vidas y quererse. No tienen prejuicios, no tienen vergüenza y no se negaron a querer y a cuidar a otro ser indefenso.

¿No te parece que tenemos mucho que aprender de los animales?

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *