fbpx

Una adolescente de 19 años compra su propia casa sin ayuda de nadie. Sólo con su empleo en McDonald’s.

Madison Pickering tiene 19 años y vive en Queensland, Australia y hoy, es la feliz y orgullosa propietaria de una casa que pagó ella sola.

¿Cómo lo hizo? Esta hábil adolescente, ahorró desde los 11 años importantes sumas de dinero, a las que le agregó lo que luego comenzó a ganar como empleada en un McDonald’s de su ciudad.

Fuente: A Current Affair

Madison logró lo que muchos jóvenes de su edad creen que es imposible para ellos: comprar su propia casa.

Importantes planes para el futuro.

Siempre tuvo presente que su objetivo principal era comprarse una casa. Cuando cumplió 16 años, habló con su madre sobre sus planes para el futuro.

“Cuando tuvo 18 años y fue consciente de que podía pedir un préstamo, todo se volvió más serio”, afirmó la madre de Madison.

Su esfuerzo ha dado resultados, porque hace tan sólo unas pocas semanas, Madison compró una casa que está en construcción.

Fuente: A Current Affair
Fuente: A Current Affair

“Todos me preguntan cómo hice y me dicen que seguramente mis padres me dieron el dinero… No, mis padres no me dieron ni un solo centavo. Todo lo gané trabajando y reuní este dinero yo sola”, cuenta Madison.

El sueño de tener su propia casa comenzó a la temprana edad de 11 años. Guardó el dinero que le daban sus padres todas las semanas y a los 14 años, cuando alcanzó la edad legal para trabajar, empezó a trabajar en McDonald’s.

Fuente: A Current Affair

Estaba tan decidida a comprar una casa que luego aceptó un empleo a tiempo completo como responsable de redes sociales, para ganar más dinero.

A todo esto, ya había obtenido su diploma de escuela secundaria y había sido admitida para ingresar a la universidad.

Fuente: A Current Affair

Un intento frustrado.

Raelene, la madre de Madison, declaró que, a los 18 años, Madison intentó pedir un préstamo inmobiliario, pero este primer intento de obtener ayuda financiera, no resultó: su solicitud fue rechazada.

Fuente: A Current Affair

Eso no la desanimó. Siguió ahorrando y obtuvo un préstamo inmobiliario en el segundo intento: un terreno y una casa por $300,000 australianos (alrededor de $218,600).

Concretando su sueño.

Madison logró reunir $30,000 y pudo aprovechar algunos programas del gobierno diseñados para atraer a los compradores de su primera casa.

“Logré reunir lo suficiente como para entregar un anticipo y eso es lo más importante. Yo creo que los jóvenes que quieren hacer esto, deben entender que no es necesario contar con todo el dinero; sino que deben tener lo suficiente como para cubrir el monto del anticipo”, explica Madison.

Su esfuerzo, aún no ha terminado. Madison debe seguir trabajando para pagar el préstamo que le permite comprar su casa, pero está feliz de hacerlo.

Fuente: A Current Affair

Ella y su madre van cada semana al lugar en donde se están construyendo las casas y toman fotos que luego van a compilar en un “paso a paso”, hasta que esté terminada.

Incluso Matthew Spencer, el director de ventas de Pebble Creek Estate, se mostró sorprendido por el inmenso logro de Madison e incluso cuenta que su equipo de trabajo está muy entusiasmado trabajando en la casa que pronto habitará esta joven tan decidida y que se ha convertido en un ejemplo para otros.

Fuente: A Current Affair

Por último, agregó: “muchos dudaron de que pudiera lograrlo, pero al fin pude concretar mi sueño”.

Madison y su familia esperan que para Navidad ya pueda estar disfrutando de su nueva casa.

¡Una adolescente admirable!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *